• Kat Peters

Nosotros/ellos + yo/nosotros = ambos

En un mundo complicado, podemos trabajar para sanar las divisiones, aprender de los demás y encontrar el equilibrio.

La vista desde mi apartamento donde viví durante 4 de mis 9 años en Costa Rica; donde aprendí mucho sobre mí misma, mi propia cultura y crecí en la cultura costarricense.


Cuando le dije a mi chofer de Uber en Costa Rica que donde yo me crié la gente no suele ir al supermercado como familia, se sorprendió. La verdad es que, cuando me mudé a Costa Rica y vi a familias enteras hacer el viaje al super todos juntos, también me sorprendí. No ver solamente a una familia en el super, sino ver a muchas familias, que suelen ir juntas a compara la comida de la semana.

Por supuesto, esto seguramente sucede en los EE. UU., también. Pero en mi familia, en mi opinión, ir juntos a la tienda sería una enorme pérdida de tiempo, ya que una persona podría ir a la tienda y la otra podría estar trabajando en algo completamente diferente.


[Este fenómeno también se puede explicar considerando el machismo - posiblemente la señora de la casa no tiene licencia de conducir, y/o el marido no quiere permitir que ella ande sola "en la calle." Sea la razón que sea para este fenómeno (algo que podemos considerar en otro post), el resultado ha sido una cultura de pasar tiempo en familia.]

Cuando me casé por primera vez, por ejemplo, mi esposo iba a la tienda y yo limpiaba la casa. Fue un buen intercambio: durante una o dos horas, hicimos todas las cosas de la casa, y luego pudimos relajarnos o salir o cocinar o hacer nuestra tarea para nuestros respectivos programas de posgrado. Pude escuchar mi podcast y barrer y trapear el piso, colgar la ropa en la cuerda (o bajarla), y cuando terminara, puf, ¡el refrigerador estaba llena de nuevo!

Hoy en día, desde el nacimiento de nuestro primer (y luego segundo) hijo, mi esposo toma un bebé (normalmente no a los dos niños, ya que uno o ambos ahora se dan cuenta de que es divertido huir o intentar comprar [robar] dulces) y yo tengo un poco de tiempo para mí mientras se compran los alimentos. Todavía puedo limpiar, o… no, sí, limpio. Tengo dos hijos menores de cinco años, el suelo siempre está pegajoso.

Me doy cuenta de que dividiendo las tareas de esta manera quizás perdamos algo de tiempo juntos. Después de todo, es algo encantador cómo la familia unida, o la naturaleza colectiva de la cultura en Costa Rica, hace que las compras colectivas de alimentos sean normales y reconfortantes. Es uno de los ejemplos de algo que hizo evidente la naturaleza individualista de mi educación, versus la naturaleza más colectiva de la cultura en Costa Rica.

Lo que pasaba si no limpiaba la casa en Costa Rica. Mentira, solamente pasó una vez porque vivíamos en un pequeño bosque.

En una charla que a menudo doy a estudiantes de estudios en el extranjero y a otros viajeros sobre el "ajuste cultural", señalo que las diferentes culturas tienen diferentes creencias y comportamientos relacionados con una serie de categorías, como la naturaleza humana, el sentido del tiempo, las relaciones sociales y otras. . Las tres orientaciones culturales diferentes pertenecientes a las relaciones sociales en la diapositiva de “supuestos culturales” que les muestro son: autoritaria, orientada al grupo o individualista. Mejor dicho, algunas culturas valoran el autoritarismo (las personas aprecian cuando una figura de autoridad asume la responsabilidad de cuidar de la comunidad), algunas valoran el colectivo (las personas aprecian estar juntas y no parece importarles sacrificar la comodidad personal por el bien del grupo), y algunos valoran los derechos individuales (donde todos tienen el mismo poder y algún tipo de “libertad” personal para hacer lo que quieran, independientemente del impacto en los demás).

¿Hacia qué creencia / comportamiento se inclina tu cultura, en esta categoría de relaciones sociales?

En mi presentación, a menudo les señalaba a mis alumnos algunas pruebas que me indicaban que en Costa Rica la cultura estaba más orientada al grupo que aquella con la que crecí. Un ejemplo de la cultura orientada al grupo en Costa Rica que experimenté mientras vivía allí es el almuerzo de una hora durante la jornada laboral. Quizás en los EE. UU. uno puede tener una hora para almorzar (técnicamente, aunque sé que muchas personas no lo toman porque están muy ocupados haciendo un trabajo tan importante que, si no se hace, llevaría al fin del mundo), pero incluso si uno tiene una pausa para el almuerzo de una hora, a menudo se usa para ir al gimnasio o hacer algún otro tipo de recado, leer un libro, trabajar en un proyecto personal, pasear al perro, etc.

En Costa Rica, la hora del almuerzo es para conversar con sus colegas alrededor de la mesa del almuerzo. Por una hora entera. Debo decir que esta es una de las cosas que más extraño de mi vida en Costa Rica: la hora del almuerzo con mis colegas de ICADS. Escuchábamos sobre la vida de los demás, compartíamos chistes, analizábamos la política, practicábamos un poco de alivio cómico sobre los factores estresantes del trabajo y, en general, disfrutábamos de la compañía de los demás. Si un estudiante (¡un cliente que paga!) interrumpía la hora del almuerzo para hacer una pregunta o buscar un consejo, la intrusión se encontraba con una especie de sorpresa, primero, luego una solicitud de esperar hasta que terminara el almuerzo, o quizás, finalmente, una respuesta reacia del miembro del personal (siempre con la cortesía tan linda y genuina de la cultura tica).


Un almuerzo de celebración (de paella) con colegas de ICADS con motivo de la exitosa defensa de Gaby de su tesis de maestría. Fue una celebración bastante buena.

Bien, tal vez puedas sentir mi opinión sobre dónde se inclina la cultura estadounidense y mi propia crítica personal al respecto. Confieso que creo que la cultura en la cual crecí es individualista, y también creo que hay muchas inconvenientes en este sistema y mucho que amar de la cultura colectiva de Costa Rica. Sin embargo, también confesaré que conservo una lealtad profundamente arraigada a mi individualismo.

Quiero que se escuche mi voz, quiero y espero poder compartir mis perspectivas en procesos políticos y proyectos comunitarios y organizativos. Como mujer, estoy agradecida de que ahora tengo derecho a votar, conducir un automóvil, tener un trabajo, ocupar un cargo público, etc. Sé que puedo sentirme molesta cuando estos derechos individuales (reales o percibidos) se ven vulnerados. Me doy cuenta de que puedo estar demasiada comprometida con el individualismo, como lo atestiguarán mis amigos de la universidad; incluso escribieron una canción sobre cómo hago la tarea los viernes por la noche (en lugar de pasar el rato con ellos).

Entonces sí. Me gustan mis derechos y "libertades" individuales, pero también he llegado a realmente valorar la parte colectiva de la cultura de Costa Rica, donde las personas permiten que los vulnerables tengan asientos especiales en el autobús, donde hay un sistema de atención médica universal pública, y donde los niños aprenden a saludar a la gente y a ofrecer algo de beber tan pronto como llegue un invitado a su casa. Y donde finalmente aprendí a pasar el rato.

[Por cierto, vean esto: los psicólogos han descubierto diferentes hábitos culturales de crianza de los niños. En un estudio, los investigadores identifican que la crianza costarricense promueve la interdependencia al sostener a los bebés hacia afuera para poder ver a familiares y amigos, en comparación con la crianza alemana que promueve la independencia al pasar mucho tiempo cara a cara con los bebés para priorizar el lenguaje de un individuo. agencia. Los autores del estudio también muestran más formas en que estas diferentes culturas crían a sus hijos de manera diferente. Muy interesante.]

Mi primogénito pasando tiempo en la casa de abuelita en Costa Rica, aprendiendo a unir dos culturas.

Comencé a escribir esta publicación pensando en todo el lenguaje de “nosotros contra ellos” que escuchamos en nuestra política en estos días (especialmente en EEUU). Pensé que una mejor dicotomía podría ser pensar en el enigma del “yo vs. nosotros”: cuál es el papel del individualismo versus el bien colectivo, especialmente en una pandemia y un año electoral (como lo es en EEUU). ¿Qué haría falta para que abandonemos parte de nuestro individualismo por el bien de toda la sociedad, o cómo sería valorar un poco más el bienestar de las personas como individuos?

Pero mientras continuaba reflexionando, puedo ver que lo que realmente vivo, lo que realmente pienso, es otra paradoja: "ambos son ciertos". La verdad es que somos un mundo de "nosotros" y "ellos". Tenemos nuestras culturas individuales, nuestros lugares de origen, nuestras familias, nuestros grupos que conocemos y entendemos intuitivamente. Y hay personas que son diferentes a nosotros, a quienes nos cuesta entender algo, o simplemente no podemos intuir lo que está sucediendo en sus vidas. En realidad, eso no es culpa de nadie; no se puede esperar que comprendamos algo que nunca hemos visto, oído o experimentado (aunque sí nos volvemos culpables cuando sabemos algo sobre los demás, pero ignoramos o negamos deliberadamente lo que hemos aprendido).

Podemos debatir los beneficios y las desventajas de las culturas autoritarias, colectivas o individualistas. Porque todos tienen beneficios y todos tienen desventajas. Quizás aquellos de nosotros que somos más individualistas podemos intentar darle un poco más de valor al grupo, y aquellos que fueron educados con una mentalidad colectiva pueden prestar un poco más de atención a las necesidades y derechos de los individuos. Ambos.

Podemos aprender unos de otros, de nosotros y de ellos (juntos, ambos), compartiendo nuestros retos y nuestras lecciones de vida aprendidas con esfuerzo. Quizás parte de nuestro aprendizaje sea sobre cómo equilibrar la paradoja del “yo / nosotros”: cómo valorarnos más a nosotros mismos o cómo valorar más al colectivo.

Algunas amigas en Costa Rica están organizando un programa a través de la oficina de Extensión de la Universidad Nacional. El programa se llama Cuidáte vos misma y está dirigido a las mujeres, que están soportando una mayor parte de la carga en esta pandemia del cambio de vida a la educación en el hogar. Éste es uno de los videos más recientes y una infografía que lo acompaña.



Este proyecto quiere hacer saber a las mujeres que, si bien están haciendo un gran trabajo contribuyendo al colectivo de sus familias, necesitan dedicar un poco más de tiempo a pensar en ellas mismas y cuidarnos (la "yo"). Pueden ver las sugerencias, arriba.

Y para aquellos que podemos ser buenos para enfocarnos en nuestras vidas individuales (aunque en este momento esta más difícil), es posible que necesitemos algunos recordatorios sobre cómo priorizar el bienestar de la sociedad en su conjunto. Ese es un proceso en el que estoy y me alegro de que lo hagas conmigo en este blog. Aquí hay algunas ideas para hoy para ayudar a que nos inclinemos hacia el "nosotros" de la paradoja "yo / nosotros - ambos":

· Únase a una causa política - organícese para ayudar a la gente a votar, o hacer un cambio en su municipalidad, o abordar la xenofobia en su comunidad.

· Estar en un grupo relacionado con su pasatiempo.

· Pregunta a una mujer en tu vida cómo está, y ayúdele con algún quehacer para que ella descanse.

· Considere la posibilidad de votar y ser activo de maneras que promuevan políticas y oportunidades más orientadas al grupo, como la agricultura local sostenible, o la participación de las mujeres en las decisiones que las afecten.

· La próxima vez que planee comprar algo para “resolver” un problema que tenga, deténgase y piense si puede resolverlo hablando primero con otra persona, y tal vez sin comprar nada en absoluto. Comuníquese, extienda la mano, ayude y acepte una cuando la necesite.

· Investigue de dónde provienen sus alimentos y otros bienes de consumo y vea si puede mejorar sus compras, uno a la vez, para ser más justos con las personas que los producen.

¿Qué ideas tiene para salvar la división entre "yo" y "nosotros"?

About Me

I'm an intercultural educator, Spanish professor, and former Assistant Director of study abroad in Costa Rica.

 

Read More

 

New Backwater

Join My Mailing List

© 2020 by Kat Peters. Proudly created with Wix.com