• Kat Peters

Poquito a poco

Updated: Sep 26

Hoy barrí una esquina de la cocina a las 8 AM y otra esquina a las 9:30. Tal vez barre a los otros dos antes de acostarme.


Hoy barrí una esquina de la cocina a las 8 AM y otra esquina a las 9:30. Tal vez barre a los otros dos antes de acostarme. Tengo ropa limpia que se lavó un día, se secó al siguiente y se sacó de la secadora al siguiente. Poquito a poco.

(Mi vida es muy diferente a cuando vivía en Costa Rica y no tenía secadora, y al oír el sonido de la lluvia salí corriendo para sacar la ropa de la línea).

Hoy escribí cuatro direcciones en sobres para una campaña en la que estoy ayudando para hacer un cambio en la Universidad de Valparaíso, mi alma mater. He escrito 29 cartas, he escrito la dirección y sellado 16 sobres y los he enviado por correo. Bueno, ahora me he dirigido a cuatro más. Poquito a poco.


No estoy exactamente segura de cuántos otros han escrito cartas, esforzándose por superar los calambres en las manos (¿quién escribe a mano ya?), y sé que nuestros esfuerzos durante la última semana, por grandes que parezcan, no son más que un pequeño paso en un largo proceso de buscar lograr nuestro objetivo.

…….

Aproximadamente cinco minutos después de empezar a escribir esta publicación, mi hijo de cuatro años salió de su habitación para hacerme una pregunta. Esta es nuestra nueva rutina a la hora de dormir: cepillar los dientes, ir al baño, ponerse la pijama, leer libros, decir una oración, y luego me siento durante 1 minuto en la silla de su cuarto ("1 minuto" significa el tiempo que tarda su dedo índice en "llenar hasta arriba arriba” como el símbolo de carga de la batería en una computadora portátil, o el cuadro de “próximo episodio”en Netflix). Y ahora, la rutina termina con "Tengo una pregunta para ti.”

Esta noche las preguntas eran sin duda para posponer la hora de dormir. Pero el punto es que irse a la cama se logra "poquito a poco". Y escribo esta publicación "poquito a poco".

…….

Uno de los libros que a mi mayor le encanta leer antes de acostarse es el que tiene la foto en la parte superior de esta publicación: Poquito a Poco, de Helen Roxana Valverde Limbrick. Es de la Editorial de la Universitaria Nacional de Educación a Distancia de Costa Rica (EUNED), generosamente compartida con nosotros por una amiga que trabaja allí. Es un libro simple, con muy pocas palabras en cada página. Muestra cómo una semilla de mango crece desde una gran bola de potencial en forma de frijol hasta un árbol de mango, en el transcurso de muchos días, noches y estaciones, a través de la luz solar, la lluvia, las plagas y los polinizadores.



Valverde Limbrick señala que nuestros mayores sueños se hacen realidad a través de grandes y pequeños esfuerzos. Como somos firmes en nuestros proyectos, estos pasan de ser momentos cotidianos a logros extraordinarios que nos hacen sentir felices y orgullosos.

Me encanta que a mi hijo le guste este libro. También es el único que me deja leerle en español; generalmente insiste en que la mamá hable y lea en inglés y que papá hable y lea en español. Excepto que le puedo leer Poquito a Poco en español.

…… ..

Mi hijo está aprendiendo a usar su "agarre de pinza" en el preescolar. Los niños practican esto rasgando papel y apretando las prensas de ropa con las letras de sus nombres pegadas, para practicar la ortografía de sus nombres y también, como señalaron los maestros, para fortalecer sus dedos para un día poder sostener un lápiz correctamente. Estaba yo asombrada al aprender esto, igualmente como había sentido cuando alcanzó la mayoría de los hitos que mi hijo logró durante la infancia. Mi hijo algún día sostendrá un lápiz porque practicó habilidades y ganó fuerza, haciendo otras cosas, poquito a poco.


Oh, olvidé mencionar que su hermano menor ha arrancado las letras de las prensas, por lo que ahora el aprendizaje se ralentizará hasta que tenga tiempo para pegarlas de nuevo.

Este mismo hijo menor mío ha estado aprendiendo a bajar las gradas (en lugar de gatear hacia atrás, con los pies primero). Le he tomado la mano unas cuantas veces y otras veces se sostiene con la pared. Después de varias semanas, parece haberlo dominado. Estos niños (como todos nosotros) no se despiertan un día y sostienen un lápiz o una cuchara, ni se llevan bien y comparten sus juguetes. Aprenden un poco cada día, hasta que un día han logrado algo grande. Y luego viene el próximo desafío.

…….

No iba a publicar esta publicación hoy. Iba a publicar una diferente, una historia que escribió mi abuelo y que me gustaría compartir con Ustedes. Pero el texto necesitaba una poda y estaba en el formato incorrecto. Quería encontrar una buena foto. También quiero traducirlo. Y me di cuenta de que el post con el que estoy soñando de mi abuelo para ustedes irá cobrando vida poquito a poco. Como todas las cosas buenas de la vida.

Supongo que todos estamos aprendiendo esta lección en este año 2020. Incluso mientras esperamos que las cosas vayan a la “velocidad de la luz”, todos vamos a un ritmo un poco menos veloz este año. Hemos notado cuando los pájaros primaverales llegaron a nuestro patio, y ahora estamos notando el viento y la lluvia que traen el otoño. Nos quedamos quietos y miramos las largas puestas de sol y cultivamos levadura y horneamos pan. Tomamos el camino más largo a casa desde el paseo en bicicleta hasta la casa, porque podemos. Llegaremos a casa. Poquito a poco.


24 views

About Me

I'm an intercultural educator, Spanish professor, and former Assistant Director of study abroad in Costa Rica.

 

Read More

 

New Backwater

Join My Mailing List

© 2020 by Kat Peters. Proudly created with Wix.com